lunes, 5 de enero de 2009

Temor

Mi espada se balanceaba en mi mano. Agotado, hice acopio de las fuerzas que me quedaban, y me puse en guardia, intentando olvidar el terror que me invadía. Aquella criatura de las sombras solo parecía temerle a aquella extraña espada, que emitía un resplandor, cada vez menor. Pero, aún con esa poderosa arma en mi mano, la criatura no cesaba en sus ataques. Sus brillantes ojos amarillos tenían un brillo amenazador, que me paralizaba el cuerpo.


El oscuro ser atacó una vez más. Con un gran esfuerzo, puse la espada entre su brazo y yo. La espada emitió un leve brillo, que hizo a la criatura retroceder. Aprovechando el momento, corrí por el oscuro callejón, intentando, en vano, huir de la criatura.


Corrí, sintiendo como las fuerzas me abandonaban. Pero no podía parar, eso significaba la muerte. Debía encontrar una forma de acabar con ese ser, o resignarme y aceptar la muerte.


Caí, agotado por el esfuerzo. Las manos me temblaban, y no podía levantar la espada. La criatura apareció ante mí, dispuesta a acabar con mi vida. En un último esfuerzo, conseguí alzar la espada, pero el ser la apartó de un golpe. En ese momento me rendí a mi destino. Cerré los ojos, eliminando el temor a la muerte que me invadía.


Entonces, la criatura emitió un estruendoso rugido, que me hizo abrir los ojos. El ser había reducido considerablemente su tamaño, al tiempo que el brillo de la espada se hacía más intenso.


De un salto, me puse de pies, y ataqué al ser, que paró mi ataque con mucho esfuerzo, En ese momento, perdí el temor a la criatura, que volvió a encoger, haciéndose cada vez más débil. Sus ojos ya no inspiraban el temor de antes, y habían perdido su poder.


Decidido, atravesé el cuerpo de la criatura. La espada emitió un intenso fulgor, que me cegó la vista. Al instante, la criatura y la espada habían desaparecido, y un incómodo pitido me taladraba los oídos.


----------------------------------------------------------------------------------------------------------------


Bueno, el primer original del año. Aunque lo tengo por aquí desde el mes pasado...



4 comentarios:

Morrigan dijo...

¬¬
¬¬
¬¬
¬¬
¬¬
¬¬
¬¬
¬¬
¬¬
¬¬
¬¬
¬¬
¬¬
¬¬
¬¬
Aghhhhhhhhhhhhh



Ya, respiraré profundo y te escribiré por decima vez este mensaje que ya me lo sé de memoria.

¬¬

Te quedó bien, de no ser porque he tenido que repetir esto tantas veces, no te lo diría si no fuese verdad.

Ya...captaste el temor del personaje mientras aumentaba y disminuía.

Nada más.
Besos, nos estaremos leyendo más adelante.

*Runa* dijo...

Muy bueno, Leoncito. Ya te lo he dicho un millón de veces, me encanta como narras.

Es corto, pero me gustó mucho. Me pude imaginar como se sentía el chico delante de la criatura.

Milkie dijo...

Leoncito, lo siento mucho, pero no se me ocurre nada que poner exepto:

Me ha encantado y mucho. Me has dejado alucinada por tercera vez.

El miedo es un sentimiento poderoso...

Saludos,

Milkie.

Anónimo dijo...

Bueno, por donde empezar...
me imagino que ya sabes quién soy, por lo que no hace falta que me presente.
Bueno, para empezar te diré que la narración esta muy bien. Has conseguido que me pueda meter en la piel del personaje y francamente, a juzgar por los otros trbajos que he leído puedo predecir que si te esfuerzas...¡TAMBIÉN VOY A PODER GORRONEAR DE TI! JaJaJa ESTOY TAN FELIZ. ^O^
(Tú ya sabrás a qué me refiero ^-^)
¡Sigue así! ¡ANIMO!